El diario del oficinista latinoamericano

 

innovación empresarial, asesoría y consultoría

innovación empresarial, competitividad empresarial

¿Su horario de trabajo ya no es de 8 a 5 ?, ¿cada día le asignan más tareas y tiene que aprender más procesos?. ¿Está muy lejos de un ascenso laboral?. Tal vez sea hora de cambiar de rumbo.

El respeto por el empleado se perdió y la innovación empresarial no se aplica

 

Se supone que el horario laboral normal es de 8 de la mañana a 5 de la tarde, pero nuestros familiares o nosotros mismos no llegamos a casa temprano debido a que en las oficinas de trabajo las horas extras se volvieron una obligación, se deben cumplir casi todos los días y un recargo extra a la quincena no recupera el tiempo que se necesita para compartir en familia, estudiar o descansar.

 

No es posible trabajar con total concentración y productividad luego de una jornada laboral de 9 horas donde incluso después de la corta hora del almuerzo el sueño nos consume y nos hace presos de un ambiente silencioso pero nada tranquilo ni motivador, y es que el sonido de las teclas de un computador, el aire acondicionado a toda marcha, el sonido de los teléfonos y un escritorio con sus gavetas llenas de carpetas con un montón de trabajo,  va en detrimento de la competitividad empresarial y de la motivación con la que el empleado  hace su trabajo. Esto  ocasiona que se aburra y piense en la posibilidad de encontrar otro empleo. Después que el jefe expresa: “nos tenemos que quedar otro par de horas” no hay domicilio de hamburguesa y arroz chino que valga, ya que después de dos o más horas adicionales hay que salir a tomar el transporte masivo, el cual no es nada agradable para viajar una hora de pie apretado entre estudiantes leyendo sus guías y otros trabajadores a los que se les nota a simple vista que tuvieron una jornada de más de 10 horas también. El escaso espacio no mayor a 30 centímetros de distancia entre una persona y usted en el bus o metro  no le permite ni sacar los auriculares de su teléfono celular para amenizar el viaje pues con la otra mano usted va  sujeto al pasamanos. Luego de una hora de viaje llegar a la casa y encontrar a sus seres queridos dormidos y un plato de comida en el horno microondas fueron el detonante para decir: ” mañana empiezo a pasar hojas de vida”. Son consecuencias de la falta de innovación empresarial por parte de sus jefes  al no pensar en los colaboradores y optar por alternativas como el teletrabajo y los horarios flexibles.

 

Cuando decide empezar la búsqueda de un nuevo empleo primero le va a parecer bastante engorroso registrarse en más de 5 bolsas de empleo virtuales y pasar más de una hora repitiendo campos de experiencia laboral, referencias personales, datos de estudio, currículos, áreas en que quiere buscar trabajo etc. Luego de haber llenado los registros empieza la búsqueda y siente desilusión al ver que las empresas buscan candidatos con estudios técnicos y ofrecen el salario mínimo ademas de una serie de exigencias y horarios nada flexibles. Cuando encuentra una vacante que le agrada con la que se siente  identificado, aplica y se da cuenta que hay más de 300 personas aplicando al mismo empleo. Además de ofrecer un bajo salario, la mayoría de empleos que ofrecen son para vender tarjetas de crédito, vender productos de telefonía o para agente de servicio al cliente en un call center, y es que la falta de innovación empresarial hace creer a los empleadores, que las personas van a durar más de 6 meses en un trabajo donde solo se les pagará por comisiones o donde deben cumplir horarios de domingo a domingo por un salario básico más un par de horas extras que no suman mucho a la quincena.

 

Piense si en realidad esa es la vida que quiere para usted y su familia durante un largo tiempo porque ese  “trabajo temporal” lo está volviendo presa del tercer mundo. Si su respuesta es un rotundo NO! es hora de hacer algo diferente y emprender su propio negocio o invertir en algo rentable, buscar información que valga la pena y deje de perder el tiempo en redes sociales. Entonces manos a la obra y bienvenido al difícil pero agradecido camino del emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *